¿Qué sabes del Kéfir?

  • El kéfir tiene una relación muy directa con el yogur, pero se diferencia fundamentalmente en el tipo de fermentación  que lo origina y su sabor.
  • En el kéfir la fermentación es de tipo lacto-alcohólica, por la cual la lactosa además de convertirse en ácido láctico produce anhíbrido carbónico (por ello a veces se puede encontrar gas en el bote) y una mínima cantidad de alcohol.
  • Este tipo de fermentación del kéfir descompone la leche en nutrientes más simples, más digestivos y más tolerables para personas con intolerancia a la lactosa.
  • El kéfir tiene un sabor ligeramente más ácido que el yogur y su textura es un poco más líquida.
  • Por otra parte, además de por sus aportes nutritivos, el kéfir es bien conocido porque aporta una serie de importantes beneficios para la salud.
  • En general aporta minerales, especialmente el calcio, magnesio y fósforo; rico en vitaminas del grupo B (B1, B5, B9, biotina) y vitamina K; aminoácidos esencial como el triptófano y proteínas de fácil digestión.